Ya estamos en noviembre

y que mejor que ponerse las botas de agua, el chubasquero y disfrutar de la lluvia.

Después de intensas semanas de preparar la castañada y mi cumple, cumple feliz que fue el 28 de octubre. Para celebrarlo este año hicé galletas de mantequilla en forma de hojas de otoño de dos tonalidades de marrón y amarillas, calabazas de color naranja con hojitas verdes y bellotas de marrón claro y oscuro (de las cuales no he hecho ninguna foto...que desastre). He encontrado un momentito para dedicarle al blog, que lo tenía bastante olvidado.

Una compañera del trabajo me encontró en facebook, en algunas de las fotos de los cursos que doy de amigurumi y me pidio algún muñequito para una señora muy mayor, que iba a ir a visitar, a la cual le encantaba hacer ganchillo. Así que el cactus, que véis en la foto, ahora está con alguien que tejía, que en estos momentos no lo hace pero que forma parte de ese hilo invisible y maravilloso a la vez, que une a todas las generaciones de tejedoras.

5 comentaris:

  1. Nadie sabrá apreciar mejor ese cactus, que una antigua tejedora...es muy bonito!!!
    Feliz cumple y feliz noviembre!!
    Un beso.

    ResponElimina
  2. Es una monada!! Y éste necesita aún menos agua que los de verdad ; )
    Gracias por tu comentario del calendario, me alegro muuuucho que te haya gustado : )

    ResponElimina
  3. feliz cumple!! Qué detalle tan entrañable, seguro que le hace ilusión. Bechos (tampoco hay fotos de las galletas, ñam ñam)

    ResponElimina
  4. este no pincha, que bien, mi hermana de pequeña calló sentada encima de uno que tenía mi madre en el patio, ¡con pinzas le tuvimos que ir quitando los pinchos

    ResponElimina
  5. Me encanta el cactus y me encanta tejer contigo cada viernes! Que bonito tejerlo para una abuelita tejedora seguro q lo guardara con gran cariño.

    ResponElimina

Blogging tips