Una bolsa para el pan

Una tela de algodón, un rotulador lavable, un dibujo improvisado sobre la tela de una pequeña tostada, hilos de colores, aguja y bastidor para darle color.
 
Y una tela vichy que dormía en alguna estantería de casa.

Osito ya no tiene frío

 
Este verano se vino con nosotros de vuelta de las vacaciones
en Murcia, este osito, con el que la hermana del abuelo
de Lucía jugaba.
 
 
Como en Murcia hace tanto calor, el pobre se vino sin nada
de ropa, por eso, le hemos hecho esta chaqueta,
para que no pasa nada de frío, en su primer
invierno en Barcelona.


La maternidad de Elna

 
"Joan, mi marido, me había hecho un ganchillo de restos de alambre.
Esto me permitió hacer ropita para mi niño con los
restos de jersey, que había ido recogiendo
de aquí y de allí"
Blogging tips